Las 4 Cs de la Clasificación de Diamantes

Quilates y peso (Carat)

 

Para cualquier piedra la unidad de medida es peso y quilate. Un quilate esta dado sobre la división de 100 puntos. Por ejemplo; un diamante que mide 50 puntos es ½ quilate en peso o 0,50ct. Un diamante que mide 75 puntos tiene un peso de ¾ de quilate o 0,75 ct. en peso. La categorización de un diamante comienza por esta unidad.

La forma mas fácil de determinar el peso es: 1 carat equivale a 0,2 gram.

Existe una gran posibilidad que dos diamantes cortados de la misma manera sobre dos piezas crudas difieran en base al nivel proporciones.

La correcta valoración de un diamante no sigue una lógica. Por ejemplo un diamante de un quilate es mucho mas caro (mas del doble) que uno de ½ quilate. Ya que es una pieza rara de encontrar debido a sus dimensiones.

Claridad (Clarity)

La segunda C es la claridad del diamante. Mayormente es determinado por varios factores como el numero de quilates, naturaleza del diamente, tamaño, colores internos, características, superficie, etc. En la mayoría de los casos diamantes son piezas de puro carbón pero en muchos casos en el proceso de cristalización se asocian con otros minerales vecinos al deposito de carbón en cuestión. Estos minerales pueden tener distintos tiempos de cristalización y se pueden encontrar dentro de la masa original.

Colour

 

Lo ideal es que el diamante sea una gema transparente. Sin embargo, en la medida en que encontramos algunas gemas con color, el proceso de clasificación por colores gana importancia. Los diamantes se clasifican en una escala que va de “ningún color en absoluto” (D) a “intensamente cromado” (Z).

Tras el grado Z, encontramos diamantes de colores muy ricos que se conocen popularmente como “diamantes de fantasía”. Los diamantes de colores populares son utilizados como piedras de referencia en el proceso de clasificación cromática. Un aparato denominado “Colorímetro” es a veces utilizado en este proceso, pero nada puede competir con un ojo humano bien entrenado.

Como todos sabemos, el valor de un diamante no depende únicamente de su grado de color. En este sentido, en ocasiones una tonalidad visible en un diamante de grado K o superior puede ser incluso más bella y valiosa si va acompañada de una mayor transparencia y de un corte mejor. Sólo los diamantes incluidos en las categorías N y siguientes tienen una coloración detectable a simple vista.

Las tonalidades más populares son aquellas que combinan el rosa, el azul, el Amarillo, el naranja, el verde y el rojo. De entre ello, el Amarillo es el matiz más común, mientras que los matices rojos, azules y verdes son menos frecuentes.

Corte (Cut)

 

Casi siempre ignorado u olvidado, “C” es el corte de un diamante que garantiza el brillo y resplador de la gema. El corte es utilizado para ensalzar la apariencia de una piedra. Para una persona ajena al mundo del diamante, simplemente, si un diamante no puede atraer tu atención en un instante, no tiene un buen corte. Un diamante perfectamente tallado es el que te ciega con su encanto.

Un experto tallador sólo puede conseguir un corte perfecto a partir de un diamante en bruto, o no tallado. La forma y el resplandor de un diamante dependen únicamente de su corte. El reflejo de la luz es siempre máximo en un diamante bien tallado, que por tanto muestra todo su esplendor.

La luz escapa hacia los lados o hacia el fondo, en los diamantes de corte ancho y profundo. Consecuentemente, su brillo se ve también afectado. El diamante tradicional, redondo y brillante, es el único que nos pemite definir el rango de proporciones que resultarán en un buen corte. Estas mismas proporciones no son posibles en los diamantes con talla de fantasía, como los cortes de princesa, en forma de pera, esmeralda, etc…

El CORTE y la FORMA son dos terminus que pueden llevar a confusion. FORMA identifica la apariencia exterior de un diamante, por ejemplo Redondo, ovalado, Esmeralda, etc… mientras que CORTE indica las cualidades reflectivas del diamante. Cuando observamos las proporciones de un diamante, un ojo experimentado puede distinguir entre un corte perfecto, o un corte amplio u uno profundo.

Las tallas se definen a menudo utilizando términos como Talla Ideal, talla Premium, talla correcta o talla pobre. Los diamantes de talla ideal, premium y Buena son los más valiosos, ya que reflejan mejor la luz. Los diamantes de talla correcta o pobre solo reflejan una pequeña cantidad de la luz que capturan. Las clasificaciones talla Ideal, Premium y Buena talla varían respectivamente, desde máximo resplandor, hasta reflejar la mayoría de la luz que entra en el diamante. Las diamantes de talla simplemente Buena o pobre solo reflejan una pequeña cantidad de dicha luz.

Valoramos sus diamantes.
Consulta gratis

+32 488 413 229

  • IGI International Gemological Institute
  • HRD Hoge Raad van Diamant
  • GIA Gemological Institute Of America
  • AGS American Gem Society
  • LD Gems bvba Antwerp